Caída de la calificación financiera española, ¿Cómo entenderla?







Antes de la crisis, España era considerado con la máxima calificación financiera, como AAA. Sin embargo, por los continuos signos de crisis, y en especial por el desmedido déficit que el gobierno no había podido controlar, las agencias encargadas de medir el nivel de riesgo de inversión en capital como lo son Fitch Ratings y Moody's, han bajado la calificación financiera y la perspectiva económica de España. ¿Cómo entender esto? Y ¿qué repercusiones puede tener? ¿podría esto truncar las previsiones del gobierno?.

El pasado 04 de marzo de este año se hizo público el descenso en la perspectiva financiera de la economía española por la agencia Fitch Ratings, y aunque conservaría su calificación financiera “AA+” dejaría de ser su situación “estable”, pasando a ser esta “negativa”. Como si esto fuera poco, el 10 de marzo aparece la agencia Moody's, anunciando una reducción de la nota financiera española, permaneciendo esta en “Aa2” también con una perspectiva financiera “negativa”.

Ambas agencias han lanzado una señal a los mercados, y estos a su vez han respondido tal como se esperaba. Obviamente al decir a los mercados de capitales, que invertir hoy en España es más riesgoso, aunque sea España excelente pagador, hace que los inversionistas perciban un riesgo mayor, exigiendo a los españoles pagar un interés mayor que el esperado.

Claro, no se puede afirmar que esto sea el fin de la recuperación económica, que tanto los españoles como los demás miembros de la comunidad europea anhelan. Esto si se toma en cuenta que la situación actual de España conserva una diferencia notable en comparación con los casos de Portugal, Irlanda y Grecia, como lo muestra el hecho de que la probabilidad de impago para España es de tan solo un 17%, mientras que para Portugal e Irlanda está sobre el 30% y en peor situación se encuentra Grecia con casi el 60% . Es decir, ante los mercados puede que se cree un poco de preocupación referente al panorama de la economía española, pero este aún se aparta bastante de los casos ya mencionados.

No obstante, es un agravante más que aparece justo en el momento menos indicado, ya que afectará en gran medida las previsiones de reducción del déficit que tiene el gobierno para este año y el próximo, que como se sabe, espera disminuirlo del 10% del PIB, para llegar a tenerlo en un 2% a finales del 2012. De seguro que no estaban contando dentro de su presupuesto con estas medidas de las agencias Fitch Ratings y Moody's.

Todo está por ver que sucederá, aunque de momento ya se ha dejado ver uno de los efectos, notándose en los puntos básicos que separan el bono español del alemán –considerado el bono más seguro de la zona euro-, pues los resultados en los mercados tras el anuncio de la agencia Moody's, indicaban que dicho diferencial pasaba de 60 a 70 puntos básicos. Ya los próximos días los mercados seguirán mostrando su reacción y se podrá ver si esta diferencia disminuye o aumenta.

0 comentarios:

Publicar un comentario