¿Por qué convertir las Cajas de Ahorro en Bancos?







En los últimos días se ha hablado mucho de las medidas que tienen que tomar las diferentes cajas de ahorro e incluso algunos bancos, para cumplir con los requisitos que el gobierno ha enmarcado dentro de su reforma financiera. ¿Por qué se ha decidido aplicar dicha reforma ahora?

El pasado 24 de enero el gobierno hizo público su proyecto de reformar el sistema financiero, con el fin de “reforzar la credibilidad del sistema  y garantizar que el crédito llegue a las empresas y los particulares” manifestó Elena Salgado, Vicepresidenta y Ministra de Economía. Dicha ley incluye un decreto que fue aprobado el pasado 10 de marzo, donde se exige que las Cajas de ahorro tendrán que tener un ratio mínimo de core-capital de 10%, es decir, por cada euro de deuda que tenga, deberán tener en caja un euro con diez céntimos.

Aunque esta reforma ya se había pensado llevarla a cabo para el año 2013 por el Comité de Basilea, la presión de los mercados, y el rescate que la zona euro ha tenido que hacer tanto de Grecia como de Irlanda, han obligado al gobierno español a tomar cartas en el asunto justo en el momento preciso. Obviamente, no se puede permitir que los mercados sigan dudando de la solidez del sistema financiero español, de ahí que se precisa borrar de la mente de los inversores, la idea de que la crisis de ladrillo terminaría arrasando las cajas y bancos. Ahora, ¿lo está haciendo bien el gobierno con medidas como estas?, o ¿se necesita llegar al punto de ser intervenidos por el Fondo Monetario Internacional o quizás por el BCE para así reaccionar?

Algunos hablan en términos de nacionalización de la banca, pero no se puede dejar de lado que el fin del gobierno inicialmente no es tomar parte en las decisiones autónomas de las entidades financieras, sino lograr que tanto cajas y bancos sean lo suficientemente sólidas para que de esta manera no se perturbe todo el sistema. Ya se ha pensado una primera revisión de dicha medida para el mes de septiembre del presente año, donde se podrán analizar los resultados iniciales.

Ahora bien, así como el fenómeno de la globalización y la liberalización de los mercados ha llevado a cabo transformaciones, fusiones y cambios, es entendible que la crisis económica también genere este tipo de medidas. De seguro, esta no será la única que se efectúe, pues el retraso de la economía española en recuperarse a niveles de países como Francia o Alemania, seguirá creando dudas en los mercados, dudas que si no se despejan en el momento justo, pueden tener efectos adversos, como lo fue el caso de Grecia e Irlanda.

0 comentarios:

Publicar un comentario