Finanzas personales: cómo saldar las deudas






La mala administración de las finanzas personales, en la mayoría de los casos, lleva a contraer gran cantidad de deudas hasta tal punto que muchos creen no tener solución para su pésima situación financiera.

Dado que este problema es producto de una conducta inapropiada a la hora de realizar los gastos, el punto principal a cambiar sería la manera en que se usa el dinero. Pero como esto no es posible conseguirlo de la noche a la mañana, el enclave de partida debe ser aminorar la carga de las deudas. Esto se lo consigue imponiendo como meta inicial el pago mínimo de cada una de las mismas más un pequeño plus. Pero para tener certeza acerca del monto a desembolsar cada mes se tendrá que llevar la contabilidad personal a la orden del día. Es decir, primero habrá que conocer con exactitud la cantidad de deudas contraídas, el interés que genera cada una y el monto mínimo a abonar.

En segundo lugar, se deberá elaborar un presupuesto financiero mensual para así conocer los ingresos y egresos previstos. Cuando existen grandes deudas la mayor cantidad de dinero debe destinarse a la cancelación de las mismas ya que alargar la situación sólo genera mayor pérdida de dinero.

Con la información recabada en los puntos anteriores es posible tener noción acerca del dinero libre disponible cada mes y del monto total de las deudas. Con ello, será posible determinar qué gastos podrán eliminarse para así destinar ese excedente al pago de las obligaciones. El dilema surge a la hora de decidir cuál deuda saldar en primer lugar, la lógica financiera y económica dice que debe ser la que mayor interés cobre pero la lógica psicológica (que puede variar de individuo en individuo) afirma que puede ser la de menor cuantía ya que cuando se salda genera un efecto psicológico positivo que motiva a la continuación del plan.

Esta elección depende de la mentalidad de cada individuo, lo importante es dejar el endeudamiento atrás.

0 comentarios:

Publicar un comentario