La clave de la felicidad: aprende a gastar






Existe una frase que dice “El dinero no compra la felicidad” pero como bien dice un amigo “Pero puedo llorar más cómodo en un Ferrari”. Pero dejando de lado una visión tan materialista del dinero, hay que remarcar como es que este nos permite comprar salud, placer, alejarnos del trabajo arduo y en muchas ocasiones resolver nuestros problemas. Sin embargo el factor dinero tiene un impacto muy bajo en los estudios de felicidad ¿Quieres saber por qué?

De acuerdo un estudio publicado por el Jorunal of Consumer Psychology el principal problema es que la mayoría de las personas no saben gastar. A continuación te presentamos una guía de ideas de cómo gastar y ser feliz haciéndolo.

1.- Compre experiencias, no objetos.

De acuerdo al mismo estudio, las personas que compran “experiencias” sienten que han disfrutado más lo que han tenido que aquellos que compran objetos. La gente tiende a recordar experiencias vividas pero rápidamente se acostumbra a todo aquello que lo rodea.
Sugerencias: Realice ese viaje que tanto ha deseado, anímese a ir a comer al restaurante del que todos hablan, tome un curso de un deporte extremo por un día, simplemente dese un gusto por un día.

2.- Ahorre para algo grande, pague en efectivo.

Los placeres costosos no son para nada malos, más si estos son experiencias en lugar de objetos. Además páguelo en efectivo por dos razones: por una, evitará comisiones por el uso de la tarjeta; y segundo, porque mantenerse ahorrando para alcanzar algo es una excelente fuente de motivación y felicidad.
Sugerencias: Ahorre para unas lecciones de buceo o una expedición al bosque, unas vacaciones en una playa de lujo, o cualquier otro proyecto a largo plazo.

3. No compre con exceso de cuidado.

Si bien para ahorrar hay que medir el gasto y moderarnos, al llevarlo al extremo podemos caer en una obsesión. En caso de llegar a un extremo uno se puede llegar a privar de comprar cosas por placer u en otros casos sufrir tras comprar algo costoso en vez de disfrutarlo.

Sugerencias: Mida el gasto, pero no lo vuelva su principal preocupación.

0 comentarios:

Publicar un comentario