¿Y sí los griegos deciden que no quieren ser rescatados?






Aparentemente en el transcurso de la semana pasada se logró definir un plan de rescate temporal para Grecia, los grandes bancos siguen angustiados sobre cómo se podrá sacar adelante a Grecia de forma definitiva. Sin embargo no importan todos los esfuerzos que hagan los bancos si el gobierno de Grecia no está dispuesto a cooperar.

El Banco Europeo de Inversiones (BEI), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han impuesto una serie de medidas austeras que han dado un fuerte golpe al modo de vida de todos los griegos y han respondido ante todo ello: protestas, manifestaciones, y en fin todo un ambiente de rebelión.  Es por ello que los griegos están empezando a buscar una solución más viable que el ambiente de austeridad, han sido 3 largos años en los que no se han visto resultados y hay quien ha sugerido que se deje a la economía libre y el sistema caer; y es que su situación actual se empieza a asemejar a la de Argentina a principios de la década cuando tuvo que lidiar con su propia crisis y decidió no recibir ayuda de terceros.

En el 2001 Argentina no pudo más con las medidas de rescate y su economía se desplomó generando una contracción del 8.4% seguida de una del 11% en el 2002. Después de que la economía toco fondo y el dólar tomo el valor que quiso surgió un nuevo orden en el cual Argentina tuvo que emerger desde cero. El proceso fue bastante alentador pues desde el 2003 y a la fecha su crecimiento del PIB anual se sitúa en un 7.4% por año a una década.

El panorama para Grecia no es tan alentador, los especialistas del FMI aseguran que para el próximo año la economía empezará a crecer sin embargo muchos otros creen que será hasta dentro de dos años y de hacerlo será a un ritmo bajo de tan solo un 2%. Se estima que a este ritmo al cierre del 2016 la economía Griega apenas se habrá recuperado de su estado previo a la crisis (2008).

Si la Unión Europea no logra ayudar a Grecia, entonces tal vez se tenga que dar un pie a independizarse de estos organismos. Recientemente Grecia opinó sobre la posibilidad de dejar de emplear el euro como moneda y que pudiera ser beneficioso para el país; Alemania, líder de la eurozona, no se opuso en ningún momento. Y entonces la pregunta es ¿Sería mejor dejar a los griegos por su propia cuenta?

0 comentarios:

Publicar un comentario