Las cuentas personales en orden






Administrar de forma adecuada el dinero requiere tiempo y dedicación. La buena gestión de las finanzas personales requiere de ciertas cualidades para poder mantener un orden indispensable.

Una adecuada gestión del dinero permitirá cumplir correctamente con todas las obligaciones contraídas y planificar gastos actuales y futuros.
Como concepto fundamental se debe establecer un equilibrio entre los ingresos personales que se perciben, ya sean de trabajo o inversiones y los gastos que realicemos.

En nuestras finanzas en general los ingresos son bastante fijos, es decir ya sabemos con anterioridad que monto de dinero recibiremos por nuestro trabajo. Algunos tipos de vínculos laborales determinan que el trabajador tenga un pago variable, lo que dificulta ampliamente una adecuada gestión de las finanzas personales. También es necesario tener en cuenta que en algunas pocas situaciones podremos recibir una dinero extra, tanto como un beneficio laboral adicional o ganancias extraordinarias.

Los gastos personales y familiares están compuestos por dos componentes. Un tipo de gastos permanentes y fijos, que no podemos prescindir de ellos, se destacan los servicios básicos de electricidad, agua potable, alimentación, cobertura de salud y otros gastos esenciales.

La otra categoría de egresos lo integran los gastos que presentan variaciones mensualmente, como la compra de ropa, asistencia a espectáculos, compra de regalos. En este grupo también entran aquellos gastos extraordinarios, ya sea que se presenten como un imprevisto, como roturas, lo que implique refacción o cambios; o los gastos deliberados en compra de elementos de gran porte que no se realizan todos los meses, comprar electrodomésticos, automóvil, entro otras opciones.

De este análisis visualizamos que el control de egresos es mucho más dificultoso que el control de ingresos. Solamente podremos lograr una adecuada administración y gestión de nuestro patrimonio económico si analizamos los dos pilares.

Algunas recomendaciones para controlar los egresos son: 

-        Llevar una planilla todos los gastos fijos con los contamos, de esta forma ya sabremos de una forma bastante exacta cuanto de nuestro ingreso está destinado a este rubro.

-        Para las compras no habituales llevar un registro de las mismas, especialmente cuando son realizadas con tarjeta de crédito. Si compramos a crédito y no llevamos un estimativo de los gastos nos podemos encontrar con sorpresas desagradables al momento de hacer frente a las obligaciones crediticias de las tarjetas.

-        Es preferible ahorrar algunos meses para comprar productos que impliquen un alto costo según nuestros ingresos. Muchas veces podemos estar tentados a comprar una gran cantidad de productos, algunos de los cuales no necesitamos verdaderamente, utilizando créditos, con o sin recargo. Aún siendo una financiación sin recargo tendremos que disponer una porción de nuestros ingresos en pagar el crédito.

-        Mantener los créditos en orden. Ser un buen cliente que paga te posibilitará contar con este instrumento en caso de necesitarlo, como podría ser la compra de un artículo de extrema necesidad de elevado precio.

-        No gastar más de lo que te permitan tus ingresos. Esta situación se puede mantener por un breve periodo de tiempo, a mediano o largo plazo es catastrófica. Si quieres tener mayor poder de compra procura obtener mayores ingresos.

-        Lo deseable es poder ahorrar un porcentaje de nuestros ingresos mensualmente, aún por pequeño que sea.


Para una mantener las finanzas personales en regla no podemos perder el equilibrio entre los dos extremos, si logramos una buena administración y disciplina en estos aspectos podremos vivir tranquilos y disfrutar de la vida plenamente.



0 comentarios:

Publicar un comentario