¿Anarquía en Reino Unido?







Así es como grita alguna canción del viejo Johnny Rotten, el vocalista de la famosa banda Sex Pistols y cuya temática habla sobre el enfrentamiento de la juventud contra el gobierno británico. Si bien la canción fue escrita hace ya 3 décadas, esta semana en definitiva esta canción viene a definir la semana que ha vivido Lóndres.

La policía y diversos representantes del gobierno han condenado la ola de saqueos y actividades criminales que han tomado lugar en la capital. Al momento van más de 120 detenidos y más de una decena de personas lastimadas por no mencionar la cantidad de oficiales agredidos, vehículos dañados, tiendas saqueadas y edificios incendiados.

Los conflictos iniciaron el sábado por la noche después de que Mark Duggan, un hombre de raza negra, fuera asesinado a disparos durante un intento de arresto. Durante el intento del mismo la policía creyó que Duggan estaba armado y abrió fuego. La comunidad de raza negra apoyada por defensores de los derechos humanos comenzó una revuelta en la que reclaman la serie de medidas racistas que se han tomado a través del Operativo Trident.

El disturbió que comenzó al norte de la ciudad se ha expandido rápidamente hacia el centro. La secretaria interior de Reino Unido, Theresa May, ha decidido regresar al país para tomar control directo sobre la situación. Finalmente queda decir que parte de la ciudad de Lóndres continúa paralizada conforme decenas de calles permanecen bloqueadas y diversos negocios han cerrado sus puertas para evitar ser víctimas del saqueo.

0 comentarios:

Publicar un comentario