G7 falla en encontrar una línea clara y común









Sin miedo y frente a la tormenta bursátil y mediática que se mantuvo todo el día de viernes 9 de septiembre, los ministros de finanzas y los gobernadores de las bancas centrales del G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia y el Reino Unido) reunidos en Marsella, han publicado un comunicado bautizado como los “términos de referencia acordados”.

Se afirmó la necesidad de una “respuesta internacional fuerte y coordinada para superar” el desafío de una nueva tarea de las economías bursátiles que sustentan un crecimiento que se debilita día con día. El plan Obama de 447 millones de dólares (325 millones de euros) para sostener el empleo americano ha sido aplaudido como ejemplo.

El grupo de los 7 promete una “determinación inflexible para honorar sus firmas soberanas e individuales”. Asimismo, repitieron que los países deben “adoptar planes para de consolidación presupuestaria ambiciosas y favorables para el crecimiento”.

Los analistas financieros del G7 pusieron sobre la mesa la cuestión de saber si se debía pisar el acelerador para evitar una recesión o si convenía perseverar para frenar los déficits que han surgido por los planes de austeridad en los países ricos. La respuesta, de acuerdo a François Baroin, ministro francés de finanzas y presidente del G7, es que falta hacer “las dos cosas, teniendo en cuenta que son situaciones diferentes”. 

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Falta uno, me parece que japon si no me equivoco.

Publicar un comentario