¿Qué son las acciones?







Las acciones, conocidas también como títulos o shares (en inglés) son documentos emitidos por las empresas los cuales les permiten adquirir capital vendiendo una “porción de la empresa” es decir, cuando una compañía entra al mercado accionario una parte de esta pasa a ser de propiedad pública.  Se le conoce como acreedor aquella persona o institución que adquiere este tipo de documentos.

Una diferencia de las acciones respecto a los bonos es que en la primera el inversionista pasa a ser dueño de una porción de los activos de la compañía, a diferencia de los bonos en los cuales el inversionista pasa a comprar una parte de la deuda de la empresa.  Las acciones pueden llegar a ser instrumentos de un riesgo moderado ya que si la empresa crece el inversionista ganará un % proporcional a lo invertido, pero si la empresa pierde el acreedor también es responsable.

Si un inversionista adquiere un volumen considerable de acciones este pasa a tener algunos derechos adicionales entre ellos el de participar en las decisiones de las empresas el de recibir información sobre los proyectos de la empresa e incluso si se tiene un volumen considerable (depende de la repartición de títulos) se puede hacer una compra forzada de una empresa.

La mejor estrategia para invertir en acciones es buscar empresas que vayan a tener un crecimiento considerable a mediano o largo plazo e identificar compañías cuyas acciones se encuentre subvaluadas. Esto se puede calcular dividiendo el valor de los activos de la empresa y dividiéndolo entre el número de títulos en el mercado (aunque cabe aclarar que no siempre está disponible esta información). El promedio global es que la ganancia a largo plazo en acciones es de un 10-12%. Otra opción es invertir en forma de shorting sobre empresas cuyas acciones estén sumamente sobrevaloradas.

0 comentarios:

Publicar un comentario