La desconfianza se "ceba" en España





Tras la presentación de los Presupuestos Generales del Estado los inversores acentúan su desconfianza hacia España aumentando la prima de riesgo que se ha disparado. Como nota negativa tambien malas noticias con el comportamiento de los bonos del Tesoro, solo se colocaron 2587 millones, cuando había previsiones de situar hasta mil millones más. Esta desconfianza de los inversores, que coincide con la presentación de las líneas económicas marcadas por el Gobierno, puede tener además unas implicaciones económicas muy importantes en los propios presupuestos. 

Hay que tener en cuenta que la partida destinada al pago de los intereses de la deuda, la más alta de la historia, pero se ha hecho basándose en una prima de riesgo media que oscila entre 305 y 325 puntos. Todo lo que supere esos parámetros se traduce en un mayor coste de dicha partida y una mayor desviación presupuestaria. De hecho, el interés exigido en los mercados secundarios por los bonos españoles a diez años rondaba ayer el 5,9 %. Hay que tener en cuenta, por otra parte, que España deberá hacer frente este año a 140.000 millones en vencimientos de deuda.

La principal duda sobre los presupuestos españoles, es la desconfianza en "la capacidad de España para gestionar el equilibrio entre la austeridad y el crecimiento, que está empeorando" tras la presentación de las cuentas para 2012. El contagio de estas dudas puede estar trasladandose tambien al sector privado, lo que ha lastrado también la cotización de las empresas españolas en la bolsa, que ayer bajó hasta los 7.660 puntos, su nivel más bajo desde el pasado mes de septiembre. La elevada tasa de desempleo, que roza el 23 %, es un obstáculo para la reactivación de la economía doméstica pero también de la zona del euro.


España acusa las dudas que despierta en los mercados la capacidad del país para superar la crisis y, en consecuencia, se vio obligada a pagar más por una emisión de tres denominaciones de bonos a medio plazo con distintos vencimientos.  El ratio de cobertura -proporción entre la demanda y el importe finalmente adjudicado- fue de 2,5 veces, ya que las solicitudes de las entidades han alcanzado 6.557 millones. Esto implica que el Tesoro español no ha cubierto el importe máximo previsto, 3.500 millones de euros.

0 comentarios:

Publicar un comentario