Rescate de la banca española





El sábado 9 de junio ha sido un día caracterizado por las tensiones hasta que se concretó finalmente el “rescate de la banca española” asegurando así una ayuda millonaria. 

 El “rescate” será supervisado por lo que el propio ministro de Hacienda Cristóbal Montoso dio en llamar como la “Troika”,  una comisión formada por los representantes de la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional

Este extremo control ha sido también confirmado por el ministro alemán de Finanzas como por el comisario de Competencias de la UE, como una forma de garantizar que se cumpla el programa previsto. 

A pesar que el control se limitará a la reestructuración del sector financiero el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia ha expresado que "Quien da dinero nunca lo da gratis, quiere saber qué se hace con él. Otra cosa es ver como actúan. Yo espero que actúen bien, de forma honesta, que no se crean que vienen a un país bananero. Y estoy seguro de que lo van a entender así. Vienen aquí a comprobar que se utiliza bien un dinero que han puesto ciudadanos tan europeos como los españoles". 

Por otra parte, se afirma que el Fondo Monetario Internacional no participará como co-financiador del préstamo sino que solo lo hará en tareas que se relacionen con el seguimiento de la operatoria de reestructuración. 

También, Almunia ha expresado que como cualquier préstamo este “rescate” trae aparejadas obligaciones y compromisos por parte del gobierno español que no solo se relacionan con las de devolver el préstamo sino también con otro tipo de situaciones que coyunturalmente tienen que ver con resolver los problemas más profundos de esta crisis por la que se encuentra pasando España y así pueda retornar a una etapa de crecimiento. 


Así las cosas, durante la jornada del lunes los mercados comenzarán a valorar este rescate destinado a sanear el sector financiero de España, sobre todo teniendo en cuenta que el acuerdo ha sido por demás defendido por el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pero que a su vez generó gran reticencia por parte de las comunidades autónomas del Partido Popular. 

Asimismo, fuentes del Gobierno han informado que aquellos bancos que utilicen la ayuda financiera deberán pagar un interés superior al que le exige Europa, con la finalidad que el coste de este crédito no afecte a futuro las cuentas del Estado Español. 

De esta forma el panorama quedaría configurado así: Europa le realiza un préstamo al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria a un tipo de interés y a su vez este organismo le hace un préstamo a la banca pero a otro interés y por lo tanto se trasladará a la banca el interés cobrado por Europa. 

Es de esperar que se cumplan las predicciones de aquellos que se han declarado a favor de este “rescate” y que en un plazo relativamente corto España pueda recuperar  los niveles de crédito que tanto necesita para volver a obtener inversiones y como consecuencia de ello generar empleos. 

Según ha trascendido el Presidente del Gobierno se hará presente en el Congreso con el fin de explicar el acuerdo del Eurogrupo, una vez que se haya celebrado en Bruselas los días 28 y 29 de Junio el Consejo Europeo, donde es casi seguro quedará cerrada la fórmula con la línea de crédito acordada.

0 comentarios:

Publicar un comentario