Europa y sus planes de austeridad





En los últimos tiempos y debido a la crisis que golpea a varios países de Europa los planes de austeridad se han vuelto una constante sobre todo en España, Grecia, Irlanda, Portugal e Italia.  

Un camino que sin embargo hasta ahora no ha dado mejoras sustanciales a la situación, pero a pesar de ello el gobierno español acaba de anunciar nuevamente recortes extraordinarios que han alcanzado una cifra más que importante de sesenta y cinco mil millones de euros. 

Este nuevo recorte sigue el plan de otro ya realizado a fines de 2011 por la administración de Rajoy que fue de unos ocho mil novecientos millones de euros a partir del congelamiento de los salarios estatales, un aumento temporal de impuestos y también el fin de la ayuda a los jóvenes. 

Un camino similar ha seguido el gobierno italiano que anunció un recorte de veintiséis mil millones de euros a llevarse a cabo en tres años, a través de un programa que incluye además el despido de trescientos mil empleados públicos, planes de jubilaciones anticipadas y varios recortes en los presupuestos en hospitales y oficinas judiciales que según las autoridades italianas generarían un ahorro durante el 2012 de unos cinco mil millones de euros. 

El caso de Grecia no difiere mucho de los anteriores mencionados, ya que el gobierno de Samaras ha dejado en claro su pretensión de despedir a unos quince mil funcionarios del sector público antes que finalice este año y prevé para el 2015 despedir a ciento cincuenta mil empleados públicos además de reducir salarios y gastos de la administración central. 


Sumado a todo esto se aproxima también una gran oleada de privatizaciones según ha podido saberse extraoficialmente, que afectaría a los ferrocarriles, la lotería estatal, centrales de gas, tranvías que circulan en Atenas y diversos aeropuertos y puertos del país, todo esto según el gobierno griego tiene como fecha el 2014. 

Uno de los países rescatados por lo Unión Europea es Irlanda pero no por ello será la excepción a los recortes ya que existe un acuerdo que vence en 2013 con la UE y el FMI para rescatar al sector bancario y que asciende a unos ochenta y cinco mil millones de euros, un auxilio que el gobierno irlandés deberá pagar muy caro ya que a cambio se ha tenido que comprometes a ahorrar unos quince mil millones de euros y despedir veinticinco mil empleados públicos, además de reducir en un 12% el salario. 

Por su parte Portugal ya ha suprimido la mitad de la paga extra de Navidad, aumentó el IVA y ha recortado las prestaciones que venía brindando por desempleo. 

A pesar de todas estas medidas y recorte aún ninguno de estos países ha podido salir de la crisis y por el contrario el hecho de disminuir el estímulo y reducir el estado de bienestar de la población ha hecho que la economía se encuentre en caída libre dejando desamparada a una gran parte de sus habitantes haciendo que cada vez más personas se encuentren por debajo de la línea de pobreza.

0 comentarios:

Publicar un comentario