Desempleo en España y crisis económica





Por primera vez desde el comienzo de la crisis económica el desempleo en España ha superado el 25%, con una economía altamente afectada por la recesión y que lucha por recuperarse de las consecuencias de la famosa “burbuja inmobiliaria”. 

Las cifras hablan por sí solas con un 21,1% de la población de España debajo del umbral de pobreza dato que forma parte de la encuesta de Condiciones de Vida difundida hace unos días por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

A esto se suma el hecho que el 7,4% de los hogares se encuentran con retrasos en los pagos de vivienda principal y también de servicios e hipotecas. 

La visión no es alentadora ya que la desocupación y el empobrecimiento de la población tienden a agudizarse en España y en otros países europeos.

En la actualidad uno de cuatro españoles no trabaja y existen hoy casi dos millones de hogares donde ninguno de sus miembros posee un empleo, de allí que organizaciones como la Iglesia Católica a través de Cáritas informan que en estos últimos años la crisis se ha ido profundizando de forma alarmante y esto se traduce también en cifras ya que de unas cuatrocientas mil personas a las que se prestaba ayuda ahora superan el millón. 


Una pesadilla que también muestra además de la famosa burbuja inmobiliaria una deuda pública sin control y un gasto estatal sin freno muy por encima de los ingresos reales. 

Desafortunadamente la actual crisis en España merece ser vista con mucha atención ya que de seguir agravándose el problema puede tornarse una situación inmanejable y no será con una profundización del ajuste como se fortalecerá la competitividad de los países, siendo un claro ejemplo el caso de Grecia, un país con una economía totalmente estancada. 

Asimismo, la fuerte desocupación es un principio que busca disciplinar a aquellos que áun siguen dentro del sistema solo es necesario ver el resultado de las protestas en Francia para defender las 35 horas semanales que casi no lograron apoyo.

De este tipo de episodios nacen los resultados que podrán verse en poco tiempo donde dejarán de tener sentido las demandas por mejoras salariales, los límites horarios de trabajo pero eso sí con un aumento del número de millonarios que aumenta en España según lo ha revelado el Credit Suisse, algo que indigna aún más y que no permite ver un horizonte promisorio muy cercano.

0 comentarios:

Publicar un comentario