Las políticas de austeridad no generarán la recuperación





Según una publicación The New York Times, los recortes que se producen en España solo traerán más protestas y no generará la recuperación del país. 

Una reflexión con la que muchos economistas y políticos coinciden y afirman que solo un profundo cambio en la economía podrá salvar al euro. 

La imposición de nuevos recortes a los asalariados y como consecuencia al consumo no es la vía que pueda traer la recuperación sino todo lo contrario ya que la paciencia de la gente se acaba a causa precisamente de estas políticas de austeridad que son la exigencia que hace Alemania y los dirigentes de la Unión Europea. 

Por ahora, todas las medidas solo acelerarán la pérdida de empleo dañando también las redes de programas de seguridad social en un momento clave. 

El diario afirma en su editorial que España aún tiene un margen que lo ubica mejor que a países como Portugal y Grecia, pero también afirma que Rajoy no es realmente libre, ya que sin la aprobación de Alemania, para la creación de la unión bancaria, España, podría verse también obligada a pedir un rescate. Impulsar el crecimiento económico utilizando para ello objetivos presupuestarios de menor rigidez y no un plan de austeridad constante sería seguramente más beneficioso para una evolución adecuada. 


Por otra parte The New York Times recordó que los problemas de deuda en España no tienen como origen el despilfarro gubernamental durante los años del boom, sino que proceden de un abrupto colapso de una imprudente burbuja inmobiliaria en el sector privado que fue alimentada artificialmente por un crédito barato, obligando al país a rescatar a la banca que se encontraba con problemas. 

Por último, el medio sostiene que una recesión profunda como la actual no es el marco ideal para hacer frente a problemas de largo plazo como el coste de las pensiones, sobre todo teniendo en cuenta que los parados que llevan mucho tiempo así están comenzando a perder las prestaciones por desempleo y la pensión se está convirtiendo en la fuente de financiación de muchas familias. 

 Un tiempo de espera que no es tal, una crisis que no termina de encontrar un rumbo para una salida donde no sean siempre los mismos quienes deban sufrir las consecuencias y que muestra el descontento y no generará una evolución satisfactoria.

0 comentarios:

Publicar un comentario