Nace una nueva clase social con la crisis





Las circunstancias económicas por las que se encuentra atravesando España ha devenido en cambios que afectaron la vida de los ciudadanos de forma profunda. 

La Cumbre Iberoamericana de Cádiz ha tratado este y otros temas que tienen que ver con la política y la economía donde las opiniones fueron diversas. 

El mundo globalizado en el que hoy vivimos nos muestra diferentes realidades, entre ellas la de muchos países de Latinoamérica que han crecido y disminuido su población de pobres como también países europeos como España y Portugal que estuvieron presentes en la Cumbre de Cádiz y cuyos habitantes se encuentran sumidos en una profunda e importante recesión y empobrecimiento de sus clases medias, un panorama al que se suma la desaparición de infinidad de pequeñas y medianas empresas. 

Los informes al respecto hablan por sí mismos en cuanto la movilidad económica y el crecimiento de la clase media en América Latina ha aumentado según lo publicado por el Banco Mundial disminuyendo también la desigualdad en muchos países de la región y se estima que unos cincuenta millones de personas salieron de la franja de la pobreza a lo largo de este decenio. 

Se calcula que en América Latina al menos el 40% de los hogares han tenido la posibilidad de ascender de clase socioeconómica entre los años 1995 y 2010, pero no lo han hecho directamente a la clase media sino a un grupo intermedio que los ubica entre los pobres y la clase media a los que se les ha puesto el nombre de “clase de los vulnerables”. 


También en estos países la clase media ha crecido notablemente y de mil millones de personas en el año 2000 ahora han pasado a formar parte de esta clase social ciento cincuenta millones según los datos de 2010. 

La Declaración de Cádiz destaca en algunas frases los cambios sociales al expresar por ejemplo la necesidad de participar en un proceso de crecimiento conjunto y también de un desarrollo sostenible que se encuentre centrado en el bienestar teniendo como objetivo el satisfacer las necesidades concretas de los pueblos. 

En la misma Declaración se hace referencia a la reducción de la pobreza y de la mejora de la calidad de vida además de un acceso con mayor equidad a los servicios públicos y a la Seguridad Social como también a la creación de trabajo decente y de calidad y protección de los grupos más vulnerables. 

Toda una declaración de intensiones que ha cambiado de escenario y ahora se encuentra más alejado de América Latina y mucho más cerca de la realidad de muchos países europeos.

1 comentarios:

Turismo viajes dijo...

Si, por suerte se esta reduciendo bastante la pobreza, y todo se debe a las politicas de inclusion social que estan llevando a cabo los gobiernos. Asi que por fin una para la poblacion, y no tanto para los grupos economicos de intereses, que se llevan todo de los pobres paises. Por esa razon ahora esos grupos de intereses llaman de forma despreciable a estos gobiernos "gobierno populista". Yo prefiero un gobierno populista, ya que genera nuevas fuentes de empleo, salud, educacion, etc.

Publicar un comentario