La contabilidad de Bárcenas y el cobro de sobresueldos





A pesar de la negativa hecha públicamente hace unos días atrás por la ministra de Empleo, Fátima Báñez, sobre los sobresueldos y pagos periódicos recibidos por la cúpula del partido PP, la contabilidad de Bárcenas parecería decir todo lo contrario. 

 Así, las cuentas de Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas, extesoreros del PP, ponen de manifiesto que toda la cúpula del partido recibía estos pagos periódicamente, extremo demostrado por documentos que reflejan este hecho desde el año 1997, época en que Aznar era presidente. 

Lo más llamativo es el hecho que entre esos pagos contabilizados se encuentran los que recibieran Mariano Rajoy, además de los vicesecretarios Rodrigo Rato y Jaime Mayor Oreja, los secretarios generales Francisco Álvarez-Cascos, Javier Arenas, Ángel Acebes y María Dolores de Cospedal. 

En la contabilidad y anotaciones aparecidas en las últimas horas Rajoy figura en las desde 1997 y hasta 2008 con pagos semestrales de 2.100.000 pesetas o trimestrales de 1.050.000 pesetas, montos que a partir de 2002 se transforman en 12.600 euros semestrales o 6.300 euros trimestrales y con una suma fija anual de 25.200 euros. 

Estas cuentas levadas por Bárcenas reflejan los asientos contables como donativos por 7,5 millones de euros en 15 años siendo la mayor parte de ellas procedentes de empresarios de la construcción, según lo ha publicado el diario “El País”. 


Todos los afectados niegan el haber recibido los pagos, como es el caso de Dolores de Cospedal quien recibiera dos trimestres a razón de 7.500 euros cada uno y varios dirigentes del PP afirman que esa contabilidad de Bárcenas no se encuentra relacionada con las nóminas y salarios. 

 Cabe recordar que estos documentos de Bárcenas surgieron solo unos días después que El Mundo afirmara que el ex tesorero pagaba sobresueldos en negro, una conducta que se mantuvo durante muchos años. 

Asimismo, los documentos revelan que Bárcenas controló esta práctica durante casi veinte años y mientras ejercía su cargo como gerente del partido, como también durante el año que permaneció como tesorero. 

Esta contabilidad “secreta” se encuentra estructurada en tres apartados, encontrándose en uno de ellos los aportes realizados al PP, además de constar la fecha, origen y cantidad, en tanto que otro resumen muestra los pago con el nombre de los destinatarios, fechas y cantidades recibidas y en un último item el saldo final de todos los movimientos de dinero realizados durante varios años. 

Por su parte el PP se defiende y afirma que su contabilidad se ha venido haciendo en los términos que prevé la legislación de partidos políticos, además de haber sido sometida a la fiscalización del Tribunal de Cuentas.

0 comentarios:

Publicar un comentario