Referéndum en Reino Unido y el malestar en sus socios europeos





Un malestar manifiesto en sus socios europeos, se observó una vez conocido a través de su discurso la promesa de David Cameron de refrendar la permanencia en el bloque, sobre todo por los efectos negativos de una eventual salida del Reino Unido. 

El discurso de Cameron, considerado por la mayor parte de la prensa como uno de los más importantes desde que el jefe de gobierno asumiera en 2010, causó un malestar sobre todo cuando entre sus estimaciones afirmó que la UE debe responder a los retos que se deriven de la crisis que vive la Eurozona, acentuando una falta de competitividad del bloque sobre todo ante las potencias emergentes y un creciente desapego por parte de los ciudadanos. 

“Si no hacemos frente a estos desafíos, el peligro es que Europa fracase y que los británicos deriven hacia la salida”, afirmó Cámeron, aclarando que personalmente no era partidario de llevar adelante esa solución, que según las últimas encuestas presenta un apoyo de solo un tercio de los ciudadanos británicos. “Quiero que la Unión Europea sea un éxito. 

Y quiero una relación entre el Reino Unido y la UE que nos mantenga dentro”, afirmó Cameron. También declaró no ser un aislacionista haciendo referencia a todos aquellos dirigentes europeos que se muestran reticentes a una renegociación del acuerdo de permanencia en el bloque, sobre todo teniendo en cuenta que muchos británicos dudan que puedan obtenerse concesiones beneficiosas por parte de Bruselas, a pesar que Cámeron se declara convencido de que con valor y convicción puede lograrse por fin una Unión Europea con mayor flexibilidad, adaptabilidad y mayor apertura. 


Cabe recordar que a través de la historia reciente los dirigentes británicos han conseguido varias excepciones como también descuentos y negociaciones durante las etapas de la construcción europea. 

Por su parte, Guido Westerwelle, Ministro alemán de Relaciones Exteriores, afirmó que su país desea que el Reino Unido siga siendo un “miembro activo y constructivo” de la Unión Europea, en tanto que el Ministro francés de la misma área, Laurent Fabius, estimó que el proyecto de Cameron era “peligroso para el Reino Unido” y aventuro que en caso de su salida de Europa, su situación sería “difícil”. 

El canciller español, José Manuel García-Margallo, afirmó que la idea de un referéndum de permanencia le parecía una "pésima noticia". "Pensar en un Reino Unido compitiendo en el mundo con los Estados Unidos, China, India o Brasil realmente es no entender el tiempo en el que uno vive", declaró al ser consultado sobre los dichos de Cámeron. 

La posición más conciliadora fue la del jefe del Gobierno italiano, Mario Monti quien se mostró confiado que los británicos elegirán quedarse dentro de la Unión Europea.

0 comentarios:

Publicar un comentario