Baja de tasas para impulsar el crecimiento





Por una determinación del Banco Central Europeo se han rebajado ayer las tasas de interés con el objetivo de impulsar el crecimiento, pasando de 0,75 al 0,50% quedando así en su mínimo histórico. Una estrategia que según lo expresado por Mario Draghi, presidente del BCE apunta a una recuperación económica con vistas a fines de 2013, siendo este el único anuncio hecho por el funcionario a pesar de la gran recesión y la creciente desocupación que afecta varios países de Europa.

Sin embargo, para algunos economistas esta medida no tendría más que un efecto transitorio en cuanto a un anuncio ya que Draghi tiene límites que vienen desde Berlín sobre todo después de que Angela Merkel presionara al BCE diciendo que lo que necesitaba Alemania era una ligera subida de tasas. Podría entonces tomarse esta decisión como un mensaje a Berlín que se traduciría en el hecho que el BCE no iría en contra de Alemania pero de ninguna manera aceptará sus “órdenes”.

Los dichos de Draghi así lo manifiestan cuando afirma que “La reducción de los tipos de interés debería contribuir a apoyar la esperanza de una recuperación hacia final de año”.


La reducción de los tipos de interés los acerca al nivel casi nulo que existe en Estados unidos desde el año 2008, ya que también se anunció la reducción del 1,5 al 1 % el interés cobrado por los bancos por otorgar créditos de emergencia, manteniéndose el 0,5% la tasa que les paga por depositar su dinero en las cuentas del BCE.

En realidad se esperaban más medidas en particular algún tipo de plan o iniciativa que sirviera para facilitar la financiación de las Pymes del sur del continente europeo que se encuentran con un acceso al crédito sumamente limitado, una situación que no solo detiene las posibles inversiones sino que también genera mayor cantidad de desocupados.

Es como si existieran dos zonas monetarias en la misma Eurozona que son diferentes para las Pymes, una en el norte donde la financiación es sencilla y con tasas reducidas en tanto que en el su las restricciones de acceso al crédito son enormes y con tasas mucho más altas. 

Evidentemente para el BCE las políticas o iniciativas para beneficiar a ciertos sectores productivos parecen ser un tabú, a pesar que pueden representar una inyección de liquidez que reportaría soluciones como ya se ha visto en Estados Unidos con la compra de deuda realizada por la Reserva Federal o un proyecto similar que ha sido aprobado hace un par de semanas atrás por el Banco Central Japonés.

0 comentarios:

Publicar un comentario