Iniciar un nuevo negocio: la realidad del mundo actual





Desde hace varios años un nuevo movimiento, dentro del ámbito del trabajo, viene causando cambios importantes en la vida de muchas personas se tratan de emprender su propio negocio o empresa.

Diferentes son los motivos que pueden llevar a las personas a emprender su propio negocio desde la falta de trabajo hasta la búsqueda de una mejor calidad de vida, más tiempo con la familia o sortear las dificultades económicas que traer aparejada una crisis económica. Los motivos que llevan a alguien a trabajar de forma autónoma son muchos pero existe algo en lo que la mayoría coincide y la constancia en seguir adelante con el proyecto como emprendedor.

La mayor parte de los emprendedores que han obtenido el éxito en este camino han debido iniciar la ruta de su negocio cambiando los parámetros tradicionales, aquellos que hasta hace una década atrás se entendían como pilares fundamentales para llegar a tener la empresa propia,  y entre ellos está en la mayoría de los casos la causa es la falta de capital o lo que es lo mismo comenzar casi sin nada pero con la convicción que se puede lograr el éxito.

Cuando la economía de un país no es favorable y resulta imposible acceder a un crédito bancario sumado a un escaso capital propio el emprendimiento deberá seguir la ruta inversa a la convencional, salirse de los paradigmas e innovar utilizando solo aquello con lo que se cuenta y tener en claro la posición financiera iniciar para comenzar a generar ideas.

También es cierto que tener un idea de negocio puede ser fantástico pero será difícil que alguien sea el encargado de asumir el riesgo prestando un capital para llevarla a la práctica, de allí que será necesario modificar un poco el proyecto y adaptar las ideas que mejor se adapten a los recursos con los que se cuenta para comenzar un negocio.


Por esta razón muchos emprendedores se deciden por el área de servicios y ponen al servicio de sus potenciales clientes precisamente aquello que saber hacer o lo que es lo mismo sus habilidades, buscando nuevas necesidades del mercado o antiguas necesidades que todavía se encuentran insatisfechas.

Las redes sociales son un excelente punto de inicio para conocer ese tipo de necesidades por satisfacer y solo será necesario dedicar unas horas para analizar en este medio de comunicación tan popular descubriendo todo lo que las personas necesitan y no es satisfecho por el mercado. Hacer un listado con nuevas posibles ideas dentro de un entorno y considerar la realización de alguna de ellas siempre teniendo en cuenta los recursos de los que se dispone para poder llevarlas adelante.

Partiendo entonces de una idea que tiene por finalidad cubrir una necesidad insatisfecha de muchas personas, seguirán otros pasos como estudiar la competencia tanto si se trata de empresas grandes como pequeñas, sumando a esto una actitud dinámica para poner en marcha el negocio y asociarse eventualmente con aquellos que puedan ayudar a completar el proyecto, algo que solo funciona si se hace con personas comprometidas en el nuevo negocio.

Emprender no es sencillo, llevar un nuevo negocio adelante tampoco pero el crecimiento solo será posible a través de la constancia, el crecimiento de conocimientos puntuales y no perder jamás la motivación ya que la pasión por aquello que se hace será siempre el motor que ayudará a obtener el éxito.

0 comentarios:

Publicar un comentario