Un negocio rentable y que perdure en el tiempo





Disfrutar de un negocio rentable no es un imposible sin embargo, tras el éxito es posible que muchos emprendedores o bien se conviertan en esclavos del proyecto o por el contrario la empresa comience a hundirse, algo que puede ocurrir si no se realizan los ajustes necesarios.

En realidad, un negocio debe ser analizado como un valor bursátil que reflejado en un gráfico debería tener ligeras oscilaciones, pero a largo plazo debería ser siempre una tendencia alcista, de lo contrario algo no está funcionando bien o en todo caso el diagnóstico puede también reflejar que ya no puede crecer más.

Algunos negocios tienen mayor tendencia a crecer hasta un cierto punto y después dejar de hacerlo, como es el caso de un restaurante que puede plantear la posibilidad de abrir otro local ya que el original a llegado al máximo y solo es necesario mantenerlo en ese nivel.

Según los expertos economistas un negocio debe crecer como mínimo un 20% por mes durante los primeros ocho meses para que pueda considerarse rentable, a partir de ese momento crecer un 20% por trimestre durante los próximos dos años y otro 20% anual durante los siguientes cinco años representaría el gráfico bursátil ideal.


Teniendo en cuenta lo expresado para que el negocio no tenga problemas las ventas no deben disminuir y como máximo de forma temporal pueden hacerse inversiones y aumentar un poco el endeudameinto del empresario y los beneficios se verán afectados pero las ventas deben siempre mantenerse constantes.

Para que un negocio sea rentable siempre deberán llevarse a cabo acciones que mejoren la situación como por ejemplo ahorrar gastos fijos o bien tener mayor cuidado en los costes variables, pero si las ventas decrecen el negocio comenzará a tener problemas y habrá que plantearse la triste realidad de cerrar. Si durante un par de años no se consigue crecer más ni aumentar los beneficios, según el tipo de empresa de que se trate la pregunta sería diversificar o bien ingresar en nuevos mercados.

Al llegar al tope de ganancias es el momento que el empresario deberá comenzar a hacer números y plantearse la posibilidad de abrir sucursales para seguir creciendo o bien vender la empresa en el momento adecuado cuando aún deja beneficios, de lo contrario será cuestión de tiempo para que los beneficies comiencen su camino de caída en relación a los beneficios.

Conseguir financiación para abrir otra sucursal es lo que todos los expertos aconsejan cuando se ha llegado a un cierto punto y el empresario desea seguir creciendo y continuar con un negocio que sea rentable.

0 comentarios:

Publicar un comentario