Estudio de mercado, descubrir el potencial comercial del producto





El comienzo de un nuevo negocio, lanzamiento de un producto o la apertura de un nuevo local al público requieres de varios pasos anterior y entre ellos se encuentra hacer un estudio de mercado, con el objetivo de descubrir el potencial comercial.

El estudio de mercado es una excelente herramienta que puede ayudar al emprendedor a dejar de lado ciertos fantasmas y miedo y en buena parte llevar el negocio a ser exitoso conociendo un poco más el mercado. 

Así, existen varias formas de realizar un estudio de mercado ya que en realidad se trata de poner en práctica un método o una serie de técnicas que permiten al empresario descubrir y analizar el real potencial que puede tener su producto o servicio, revelando aspectos importantes a tener en cuenta.

Según los expertos muchos nuevos negocios fracasan a pesar de tener un buen negocio o producto precisamente por no hacer un estudio de mercado previo. 

Una excelente manera de iniciar ese estudio de mercado es hacer un recorrido personal por la zona donde se ha pensado ubicar el negocio y tratar de visualizar detalles importante del área como por ejemplo identificar negocios similares o que ofrezcan servicios complementarios, analizando además horarios y ubicación, gente que atiende y en lo posible hablar con algunos de sus cliente para conocer su grado de satisfacción.


También será necesario hacer algún tipo de encuesta de opinión con preguntas que permitan por ejemplo determinar la demanda del servicio o producto que se ofrece en el área donde será instalado el local. Sencilla y precisa, la encuesta contendrá un tipo de planteo que revele el interés de las personas por el servicio o producto.

Muchos utilizan para realizar este tipo de estudio de mercado el llamado “cliente encubierto” pidiendo ayuda de algún amigo o colaborador que preste su ayuda para realizar la tarea presentándose en los comercios de la competencia como si se tratara de un potencial cliente, averiguando precios, horario de atención, calidad del servicio, producto o cualquier elemento que sirva para compararlo con el emprendimiento propio.

Esta información también puede realizarse telefónicamente y sumarle un análisis de los recursos publicitarios, precisamente solicitando todo tipo de material de publicidad relacionado con los productos y servicios que ofrecen los competidores, sin olvidar los anuncios en periódicos, intenet, catálogos y analizar a fondo la presentación de los productos.

En definitiva, un estudio de mercado simple y básico es la herramienta que permite al nuevo emprendedor recoger una gran cantidad de información de importancia estratégica que además le permitirán realizar los ajustes necesarios y también determinar la demanda y posible aceptación de la oferta.

0 comentarios:

Publicar un comentario