Inversión inicial y el día a día de un emprendimiento





Con la inversión inicial, no finaliza el esfuerzo económico para montar una franquicia, será necesario también calcular los recursos con los que se cuenta para abordar los primeros meses de actividad empresarial.

Por lo general, comenzar con un nuevo proyecto de negocio requiere de la ayuda de un crédito bancario, el apoyo de algún familiar o amigo, esto es parte del comienzo pero una vez que se consigue y se tiene el dinero para montar la franquicia la historia no finaliza, sino todo lo contrario recién comienza.

Existen sin embargo, algunos consejos de emprendedores que ya han pasado por esa etapa y que han resuelto ese problema de diferentes maneras.

Lo métodos difieren pero también en algo coinciden y que es necesario asegurar siempre una previsión o fondo de maniobra para desarrollar la actividad sin sobresaltos durante los primeros meses.

Así, calcular el fondo de garantía o working capital como se lo conoce en el ámbito financiero, no es otra cosa que definir algunos recursos que serán necesario para desarrollar la actividad en el día a día, añadiendo a ello el concepto tiempo que se relaciona con los primeros meses de actividad, siendo el consejo de los especialistas tener como mínimo un fondo que represente el 30% de la inversión en recursos propios.


Lo recomendable es contar con un fondo de maniobra que cubra los primeros tres meses de actividad de la franquicia para que así, el empresario tenga un margen hasta que el negocio comience a dar ganancias.

También, cabe aclarar que todo depende del tipo de franquicia, en el caso de hoteles o restaurantes los principales gastos son el pago de la renta, el coste de personal y también las materias primas y a medida que el negocio avanza el fondo deja de ser necesario a pesar de que siempre es recomendable que exista como un “colchón” de seguridad.

La mayoría de los empresarios que han optado por una franquicia son conscientes de que existe, en el comienzo, una necesidad de poseer una capacidad financiera, un fondo que debe siempre determinarse teniendo en cuenta los pagos que deberán realizarse durante un tiempo.

Algunos empresarios también elaboran una previsión de la cuenta mensual de resultados y sus variables, valorando por ejemplo aquellos pagos que no son propios de la actividad como puede ser el pago de impuestos o algún pago residual que ha quedado en la etapa inicial de puesta en marcha del proyecto.

Cada franquicia tiene sin embargo sus propios principios para hacer los cálculos pero la captación de clientes es por lo general lenta y por ello hasta el sexto o séptimo mes de comenzado el proyecto no se logra un equilibrio y es necesario contar con un fondo de maniobra para cubrir costes fijos.

0 comentarios:

Publicar un comentario