Organizar y optimizar el tiempo de tu emprendimiento





Organizar y optimizar el tiempo de tu emprendimiento es fundamental para hacer más tareas importantes y dejar aquellas que en definitiva no cambian en nada para el desarrollo del negocio. Cuando comienzas un emprendimiento existen infinidad de tareas urgentes desde reuniones con proveedores, visitas comerciales, marketing y publicidad entre otras que forman parte de tu agenda diaria.

Sin embargo, la mejor forma de optimizar y organizar el tiempo es centrarte solo en aquellas que son realmente importantes ya que de lo contrario una jornada de 8 o 10 horas de trabajo se transformará en una de 24 y lo peor de todo es que mucho quedará sin resolver.

Un truco que puede darte buenos resultados es llevar no solo una agenda sino también una hoja de ruta donde estará detallado todo aquello que te propones hacer en el día a día, una manera de asumir solo las tareas y proyectos para los que estás preparado y dejar todas aquellas que solo llevarían tu tiempo pero que posiblemente no compensen el esfuerzo.

Muchos emprendedores han implementado este método y les ha dado excelentes resultados sin importar el sector de la actividad al que se dedican e incluyendo también todo lo relacionado a la vida personal.

Si bien no existen fórmulas mágicas, pues cada persona y cada proyecto de empresa tiene sus particularidades, nunca está de más seguir los consejos o poner en práctica aquello que a otros ya les ha dado un resultado exitoso.


El imponerse ciertos límites también ayuda a optimizar el tiempo y organizar el trabajo, de esto depende en gran medida el éxito de la empresa aún cuando en los primeros tiempos sea necesario alargar un poco las jornadas de trabajo, pero siempre dentro de un orden pre-establecido para no renunciar a la familia, los amigos y la vida social.

Por ello, una hoja de ruta o una agenda que pueda asumirse con compromiso y ser gestionada bien es esencial para no tener que trabajar de más o renunciar a cosas que hacen a la vida cotidiana.

Lo más importantes es no pretender abarcar más de lo que puedes, de lo contrario la sensación de fracaso será inevitable cuando no puedas cumplir con todo. Asumir las tareas que son realmente necesarias, eliminar todas aquellas que insumen tu tiempo pero no sirven para optimizar la empresa, analizar qué es lo que más tiempo consume en tu jornada diaria y delegar en alguien de confianza todo aquello que no sea realmente estratégico para tu emprendimiento también te dará buenos resultados.

Tomar conciencia de lo importante de organizar y optimizar el tiempo es tan necesario para un pequeño como gran empresario, no tiene relación con el volumen de la empresa ya que el secreto está en hacer las tareas de nivel estratégico el resto puedes delegarlas y así cambiar tu rutina diaria y ver tu emprendimiento crecer.

0 comentarios:

Publicar un comentario