Mentalidad de emprendedor





Diferentes preguntas se realiza un emprendedor antes de comenzar un nuevo negocio y todos ellos con un objetivo común que es procurar que las opciones de éxito sean mayores.

Por ello, es importante la paciencia, disciplina, control y por sobre todo evitar auto-engañarse, además de asumir cierta dosis de riesgo y también el esfuerzo diario, todos ellos como factores que incluirán decididamente en un resultado positivo.

La paciencia es una virtud que cualquier empresario debe tener para la construcción de un negocio de éxito, ya que por lo general llegar a la meta lleva su tiempo y es en esos momentos cuando no se debe esperar la gratificación inmediata, sino por el contrario los buenos resultados se verán a través de un ritmo pausado y constante, a pesar que también existirán circunstancias en las que será perfecto reducir el tiempo para sacar un mayor beneficio.

La disciplina es necesaria tanto cuando se inicia un nuevo negocio como cuando ya se ha consolidado la empresa, se trata de una virtud que ayuda en todo momento ya sea para llevar adelante una venta, negociar una entrega y también para salir airoso de cualquier obstáculo, siendo la característica que dará impulso al empresario para seguir más allá de los límites en los que muchos se dan por vencidos.


Un empresario debe tener control sobre la parte financiera de su proyecto como también sobre el proceso del negocio, del riesgo y todo aquello que pueda surgir y para las decisiones que deberá tomar diariamente, mientras que la tarea más importante será la de descubrir un modelo de negocio que realmente sea viable.

También es recomendable, evitar hacer proyecciones demasiado optimistas sobre temas como actividad comercial, cifras de ventas o nuevas formas para obtener financiación para el proyecto.

La visión optimista puede en algunos casos interferir sobre el descubrimiento de un negocio que en realidad no resulta viable y de allí que es esencial establecer expectativas realistas. En cuanto al riesgo, es una característica que está siempre en cualquier decisión que se toma y par aun emprendedor tomar un riesgo se traduce siempre en permanecer a la vanguardia evitando todo aquello que sea realmente irrelevante.

Los riesgos pueden ser financieros pero también en el tiempo de comercialización o la competencia y un empresario exitoso entenderá siempre la importancia de minimizar el riesgo o compartirlo con otros para tener una mayor capacidad para sobrevivir a una pérdida, mientras que el esfuerzo debe centralizarse en aprovechar al máximo el talento y la habilidad de otra persona o de varias que permitan que el emprendimiento sea exitoso, delegando tareas a aquellos que son los mejores en cada una de ellas.

0 comentarios:

Publicar un comentario